sábado, 27 de marzo de 2010

martes, 23 de marzo de 2010

los barrenderos Herta Müller









La ciudad está impregnada de vacío.




Un coche me atropella los ojos con sus faros.


El conductor me maldice porque no se me ve en la oscuridad.

Los barrenderos están de servicio.


Barren las bombillas, barren las calles fuera de las ciudades, barren el vivir de las viviendas, me barren las ideas de la cabeza, me barren de una pierna a otra, me barren los pasos al andar.


Los barrenderos me envían luego sus escobas, sus magras escobas saltarinas. Los zapatos se me alejan taconeando.


Y camino detrás de mí, caigo fuera de mí, por sobre el borde de mis pensamientos.


A mi lado ladra el parque. Las lechuzas se comen los besos que han quedado en los bancos. Las lechuzas ni me miran.


En la maleza se acurrucan los sueños cansados, hartos de trajinar.


Las escobas me barren la espalda porque me apoyo demasiado contra la noche.


Los barrenderos hacen un montón con la estrellas, las barren en sus palas y las vacían en el canal.


Un barrendero le dice algo a otro barrendero, que se lo dice a otro y éste también a otro.


De pronto los barrenderos de todas las calles hablan a la vez. Yo paso por entre los gritos, por entre la espuma de sus voces, me quiebro, me precipito al abismo de los significados.


Camino a grandes pasos. Me quedo sin piernas al caminar.


El camino ha sido barrido.


Las escobas me caen encima.


Todo da un vuelco.


La ciudad va por el campo a la deriva, hacia algún punto.


los barrenderos-Herta Müller(en tierras bajas)



hitz txikiak dixit: las calles de la vida se han quedado sin nombres, alguién los robó mientras la ciudad dormía.Me muevo y nada sucede...solo a veces, algunas veces,muy pocas veces, ronda la transparencia de la ternura.




viernes, 19 de marzo de 2010

nudos y puertas,puertas y nudos













Veo mi camino, pero no se adónde conduce, lo que me inspira recorrerlo es no saber adónde voy (rosalía de castro)

domingo, 7 de marzo de 2010

"dejà vu"




Se llama así a tener la sensación de que lo que está ocurriendo nos ha pasado anteriormente.


Se produce porque el inconsciente guarda nuestros anhelos.Un deseo ha promovido un sueño con escenas determinadas que cuando suceden nos dan la impresión de haberlas vivido.Y es así,pero únicamente en nuestro mundo onírico.

vivir despeinada